¡Quiero conducir, quiero vivir!

 Escrito el 16 Marzo 2008

Se llamaba Helena Castillo Zapata y tenía apenas veinte años. Como muchos jóvenes -era de mi edad- disfrutaba conduciendo y dirigiendo un vehículo y aparte hacía su propia vida: estudiaba relaciones públicas y publicidad, vivía enamorada y feliz y hacía planes de futuro. Un nefasto día de Abril de hace tres años un asesino borracho y al volante acabó con su vida y con ella se llevó parte o quizá toda de la de su familia. Su madre, Flor Zapata Ruíz empezó una campaña destinada sobretodo a los jóvenes que quizá en un futuro sean padres de otros jóvenes. Ella intenta dialogar y reflexionar, hacer ver las cosas… y lo consigue. Desde su peculiar forma de ver las cosas -y es que hay que pasar por lo que ha pasado para poder escribir con ese sentimiento- lucha día a día y no cesa de escribir, frecuentando blogs de importancia en la seguridad del tráfico, evitando que los jueces se olviden de lo ocurrido e intentando que todos los mandamases se den por enterados.

En esa tónica lanzó hace un tiempo unas 2.000 pegatinas que representan, como se ve en la imagen, un coche entre exclamaciones (signos que por cierto le gusta recalcar especialmente a Flor) y el lema que da título a su blog personal y a esta entrada: ¡Quiero conducir, quiero vivir! En la parte superior de la trasera del coche y en color azul, el nombre de su amada hija. Y en la parte inferior sus iniciales y el año en que firmó la pegatina (F.Z. 2006). Ahora vuelve a la carga con una nueva remesa de pegatinas y las regala, las ofrece y pide que se haga campaña. Y yo, que soy un enamorado de la seguridad vial y de las campañas de educación adecuadas, que como formador creo que es más importante una buena base que mil vídeos grabados en estudio y que soy lector de Flor desde hace casi un año no he podido resistirme a pedir la mía para colocarla en el portón de mi coche. Y si me manda alguna más, también la llevaré en mi trailer del trabajo y en la moto… o donde quepan. Porque tienen un mensaje que comparto, que llega, que es lógico y que tiene un antecedente real y no un guión muy poco afortunado.

Que se quiten las campañuelas de Navarro y compañía y abramos desde aquí una puerta a que la madre de Helena pueda seguir reflexionando para, por y con nosotros, los jóvenes.

Gracias Flor por tu esfuerzo, dulzura, valor y por no rendirte pese a todo lo que ha pasado.

Comparte este post con tus amigos!
Publicado por ProfesorAutoescuela en Seguridad Vial

Todavía no hay comentarios, se el primero!

Escribir un comentario

SI puedes utilizar codigo HTML y emoticones en los comentarios.
NO se permiten insultos, enlaces de Spam ni mensajes en formato SMS.

Tu comentario será moderado la primera vez que lo hagas. Después de eso no será necesario si usas los mismos datos.